Carlos Saura: “En Carmen hemos buscado el equilibrio entre la elegancia y lo popular” - Les Arts

Carlos Saura: “En Carmen hemos buscado el equilibrio entre la elegancia y lo popular”

02.11.2007

El cineasta Carlos Saura, director de escena de Carmen, ópera inaugural de la temporada 2007-2008 del Palau de les Arts, ha explicado que en su puesta escena del clásico de Georges Bizet ha buscado lograr un equilibrio entre “la elegancia y lo popular”.
“Carmen es un ópera musicalmente preciosa. Como ópera es delicada, elegante, pero que en ocasiones se revela violenta, popular, hay cuchillos, sangre y muerte. Es muy difícil lograr un equilibrio entre ambas vertientes y es lo que he buscado en esta versión”, ha explicado.

La expectación generada Carmen, que se estrenará este próximo martes, 6 de noviembre, ha sido un nuevo éxito y ya se han agotado las localidades para todas las funciones.

El Palau de les Arts informa sólo queda disponible para su compra el 5 por cien del aforo que se reserva por ley para su venta el mismo día de cada función. Además del estreno el día 6 de este mes, el coliseo ha programado otras seis funciones de la ópera dirigida escénicamente por Carlos Saura los días 7, 9, 11, 13, 14 y 18 de noviembre.

Afrontar sin miedo la españolada

A la hora de llevar a escena el clásico universal de Georges Bizet, Saura ha destacado que “lejos de rehuir la españolada, nos enfrentamos a ella, tratando de potenciar uno de nuestros grandes mitos, porque también los tópicos son grandes verdades que están delante de nosotros todos los días”.

Saura, que dirige estos días junto con Lorin Maazel los últimos ensayos Carmen explica que ha concebido esta versión como un “espectáculo audiovisual”.

“He creado una puesta en escena arriesgada y visualmente creativa, con un ritmo visual en el que las luces son muy importantes. He tratado eliminar lo superfluo para dejar la esencia y jugar mucho con la luz que es fundamental y para lo que he utilizado toda mi experiencia en el mundo del cine a lo largo de estos años. Para ello hemos construido unos decorados sencillos, diáfanos que permiten que la luz sea la protagonista”.

Fortalecer las relaciones

Acerca la dirección de los cantantes y la puesta en escena, Saura apunta que lo principal a la hora de la interpretación ha sido logar que los intérpretes “fortalezcan las relaciones”.

En el caso de la relación que existe entre Carmen y Don José “busco que la pasión salga realmente fortalecida pero sin exagerar. Carmen y Don José son dos personajes que viven el uno para el otro, intercambiando personalidades y sexos; Carmen, que es fuerte y decidida y no quiere tener ataduras sentimentales, podría representar perfectamente a la mujer de hoy. Don José, deslumbrado por la mujer y atraído pos su sensualidad, es tímido, delicado, sensible e inexperto en cuestiones amorosas”.

Asimismo, Saura explica que a la hora tratar los movimientos escénicos ha sido partidario de dinamizar las acciones cuando ha sido posible. Como ejemplo, explica que, “las cigarreras no sólo pelearán entre sí, sino que se formará una especie de ballet con los dos grupos contendientes”.

Un mundo totalmente diferente

Acerca de las diferencias que ha encontrado entre su trabajo como realizador de cine y la dirección escénica de una ópera, Saura apunta que se trata de dos “mundos totalmente diferentes”.

“En el cine todo es movimiento. Puedes hacer con un simple acercamiento de la cámara que una cosa banal tenga una gran presencia. La ópera es un gran plano general pero que tiene la enorme virtud de hacerse en vivo. Es un momento único y que exige a todo el mundo un compromiso, en el cine se manipula todo posteriormente”.

Leave a Reply