El Palau de les Arts regresa al repertorio belcantista con L’elisir d’amore de Donizetti - Les Arts

El Palau de les Arts regresa al repertorio belcantista con L’elisir d’amore de Donizetti

• Ramón Vargas (Nemorino), Aleksandra Kurzak (Adina) y Erwin Schrott (Dulcamara) encabezan el reparto

Valencia (24.3.11).- El Palau de les Arts Reina Sofía regresa al repertorio belcantista con L’elisir d’amore de Gaetano Donizetti, que se estrenará el próximo sábado 26 de marzo.

Omer Meir Wellber, principal director invitado del centro de artes, ultima estos días la partitura de Donizetti con la Orquestra de la Comunitat Valenciana y el reparto que encabezan la soprano polaca Aleksandra Kurzak (Adina) y el tenor mexicano Ramón Vargas (Nemorino). En el elenco también figuran los barítonos Erwin Schrott (Dulcamara) y Fabio Capitanucci (Belcore), así como la soprano Ilona Mataradze (Giannetta). La sevillana Rocío Ignacio canta el papel de Adina en las dos últimas representaciones de este título.

Aleksandra Kurzak, habitual en los repartos del Covent Garden, La Ópera de Viena y el Metropolitan de Nueva York, ha grabado recientemente en el Palau de les Arts un disco con arias de bel canto con la Orquestra de la Comunitat Valenciana bajo la dirección del maestro Wellber. Ramón Vargas, por su parte, debuta con esta producción en Valencia. El mexicano, considerado como uno de los tenores líricos de mayor relevancia en el panorama mundial, atesora una amplia carrera discográfica.

El bajo-barítono Erwin Schrott regresa al centro de artes valenciano tras sus aplaudidas actuaciones en Don Giovanni, Le nozze di Figaro y Faust. Schrott, uno de los grandes valores en el repertorio mozartiano, ha cantado en los principales escenarios de Europa y Estados Unidos.

Damiano Michieletto firma la puesta en escena de la primera coproducción del Palau de les Arts con el Teatro Real de Madrid. El regista, autor de éxitos en el Palau de les Arts como La scala di seta y L’italiana in Algeri de Rossini, presenta su primer montaje para la Sala Principal del enclave operístico. El italiano, uno de los jóvenes realizadores con mayor proyección, tiene entre sus compromisos producciones en Salzburgo, Viena, París y Venecia.

Para este nuevo montaje, Michieletto cuenta con Paolo Fantin (escenografía), Silvia Aymonino (vestuario) y Alessandro Carletti (iluminación) en el equipo creativo.

L’elisir d’amore es una ópera cómica en dos actos con libreto de Felice Romani, basado en el libreto de Eugène Scribe para Le philtre de Daniel-François-Esprit Auber. Estrenada en Milán en 1832, relata las vicisitudes que atraviesa el ingenuo Nemorino para conquistar el amor de la rica y distante Adina. La obra de Donizetti es una de las piezas imprescindibles dentro del repertorio operístico. La partitura contiene algunas de las arias más populares de este género como ‘Una furtiva lágrima’ y ‘Chiedi all’aura lusinghiera’

Según explica Michieletto, “L’elisir d’amore es una historia divertida pero a la vez triste que nos muestra al desdichado Nemorino como esclavo de un elixir mágico que promete el amor. Pero el propio elixir es una mentira en sí mismo”.

“La obra de Donizetti -matiza Michieletto- es también una metáfora sobre el malestar de los jóvenes que buscan refugio en sustancias químicas para evitar afrontar sus miedos y problemas. Por eso he optado por contextualizar la historia en el momento actual con personajes reales y creíbles. El lugar donde transcurre este L’elisir d’amore es la playa”. Para Michieletto, “este lugar, la playa, recoge de manera simple las relaciones necesarias del libreto y potencia la diversión y la credibilidad para el público de hoy. En el primer acto es la playa de día, con las familias y los niños que juegan. En el segundo acto es la playa de noche, con la fiesta, el alcohol, el sexo, las bromas y luego la playa desolada y vacía en la que Nemorino a solas canta la famosa área ‘Una furtiva lagrima”.

En la producción de Michieletto, Adina regenta el chiringuito de la playa donde trabaja Giannetta. Nemorino es un humilde “chico para todo”, cuya máxima dicha es poder contemplar a la bella Adina. Dulcamara es un moderno charlatán que promete felicidad a cambio de sus brebajes energéticos, mientras que Belcore es un marinero recién llegado al puerto que desembarca en la costa con ganas de compañía femenina.

L’elisir d’amore se representará también los días 29 y 31 de marzo, así como el 3, 5, 8 y 10 de abril.

Leave a Reply