El Palau de les Arts culmina su temporada con una Traviata de una gran belleza plástica - Les Arts

El Palau de les Arts culmina su temporada con una Traviata de una gran belleza plástica

Hibla Gerzmava como Violetta Valéry y Vittorio Grigolo en el papel de Alfredo Germont encabezan el reparto • Las localidades para todas las representaciones están agotadas desde hace meses a excepción del 5% para la venta el mismo día de la función
Valencia (8.4.10).- El Palau de les Arts Reina Sofía estrena este próximo sábado, 10 de abril, “La Traviata de los espejos”, la aplaudida versión del director de escena Henning Brockhaus del clásico de Giuseppe Verdi.

Lorin Maazel, al frente de la Orquestra de la Comunitat Valenciana, pone el broche de oro a la temporada lírica 2009-2010 con la ópera más popular del repertorio italiano, basada en la novela La dama de las camelias de Alejandro Dumas.

La revolucionaria producción del alemán Brockhaus con escenografía del checo Josef Svoboda ha cosechado un clamoroso éxito en su periplo por los teatros de todo el mundo. La crítica, en su reestreno en Italia, le propinó elogios como “la mejor Traviata de los últimos 20 años” en el Corriere della sera o “la creación más llamativa de la última década” en La Repubblica.

Un enorme espejo, cuya inclinación oscila, preside el escenario sobre el que se proyectan las imágenes de los personajes, que mediante el juego de luces adquieren una dimensión casi incorpórea. Una doble visión inspirada en los fundamentos del teatro épico de Bertolt Brecht, como admite Henning Brockhaus, que le permite profundizar en las actitudes de los personajes y en sus razones sociales e ideológicas. La ruptura de la percepción dota a La Traviata de Brockhaus de un aspecto psicoanalítico, además de ofrecer al espectador de momentos de sugestiva belleza plástica.

La soprano Hibla Gerzmava da vida a la cortesana parisiense Violetta Valéry, cuyo amor y posterior sacrificio por el burgués Alfredo Germont, papel que alternan Vittorio Grigolo y Francesco Demuro, a instancias de las presiones de su progenitor Giorgio Germont (Gabriele Viviani) la abocan a una dramática agonía.

Pese a que su estreno en La Fenice de Venecia en 1853 resultó un rotundo fracaso, el paso de los años ha situado la obra del genial compositor italiano entre los títulos operísticos más representados y de mayor aceptación. Muchos de sus pasajes, como la obertura, la escena del brindis (“Libiamo ne lieti calici”) o arias como “Sempre Libera” o “Addio, del passato” se han incorporado a la cultura musical popular.

El centro de artes valenciano ha programado más funciones de La Traviata los días 13, 16, 18, 21, 24, 27 y 30 de abril. Las localidades para todas las representaciones están agotadas, salvo el 5% que se reserva para la venta el mismo día de la función.

Leave a Reply