Elektra - Les Arts

Dirección musical
Marc Albrecht

Dirección de escena
Robert Carsen

Escenografía
Michael Levine

Vestuario
Vazul Matusz

Iluminación
Robert Carsen, Peter van Praet

Coreografía
Philippe Giraudeau

Producción
Opéra National de Paris, basada en una coproducció original del Teatro del Maggio Musicale Fiorentin i Tokyo Opera Nomori

Klytämnestra
Doris Soffel

Elektra
Iréne Theorin

Chrysothemis
Sara Jakubiak

Aegisth
Štefan Margita/strong>

Orest
Derek Welton

Cor de la Generalitat Valenciana
Francesc Perales, director
Orquestra de la Comunitat Valenciana

La Elektra de Hoffmansthal es una mirada nueva a la grandeza doliente de la heroína de Sófocles que ahonda en los aspectos más perturbadores, irracionales y primitivos de la naturaleza humana. Ella es ante el mundo el individuo enfrentado al colectivo. Y ante sí misma es el complejo por un amor culposo y mancillado. Late su corazón con el aliento de la venganza y, cumplida ésta, será también final.

Con Elektra, Les Arts retoma el repertorio lírico alemán, un deseado reencuentro que llega de la mano de uno de los grandes nombres de la dirección de escena, el canadiense Robert Carsen, quien debuta en València con una de las producciones más emblemáticas de su carrera, estrenada en el Maggio Musicale Fiorentino y recuperada posteriormente por la Ópera de París. Al frente del trío femenino protagonista, la soprano sueca Iréne Theorin en el papel de Elektra, una de las voces dramáticas más importantes de los últimos años, que se enfrentará en el escenario a la imponente Klytämnestra de la veterana Doris Soffel, gran personalidad de la lírica con más de cuarenta años de carrera internacional. La tercera en discordia con su madre y su hermana, Chrysothemis, será encarnada por la soprano lírico-dramática Sara Jakubiak, que se adentra por primera vez en este rol que interpretará también en el Covent Garden londinense. En el foso, debuta el director alemán Marc Albrecht, recientemente galardonado con el Opera Awards 2019 e invitado en las temporadas de ópera del Covent Garden, París, Berlín, Múnich o los festivales de Bayreuth y Salzburgo.

 

Patio trasero del palacio real de Micenas. Las sirvientas comentan la extraña y hosca conducta de Electra, hija de Agamenón, que ha dejado el hogar familiar tras la muerte de éste para vivir su dolor al margen de todos, rechazando el contacto humano. Cuando queda a solas, Electra expone el objetivo de su existencia: vengar a su padre, asesinado por su esposa Clitemnestra y su amante Egisto a su regreso de la guerra de Troya. Para ello confía en su hermano Orestes, que permanece desaparecido y al que espera para que le ayude a consumar sus deseos.

 

Aparece Crisotemis, la hermana pequeña de Electra, que intenta prevenirla frente al plan de su madre y su amante: encerrarla para evitar su actitud acusadora. Resignada ante la muerte de su padre, Crisotemis sólo desea poder llevar una vida normal, unirse a un hombre y tener hijos. Implora a Electra que desista de su actitud y vuelve al palacio tras prevenirla contra su madre, que se encuentra muy alterada por un sueño que la atormenta.

 

Pálida y enjoyada, Clitemnestra hace su aparición. La reina mira con desconfianza a su hija, pero insiste en quedarse a solas con ella y le hace partícipe de sus pesadillas, que minan su existencia. Electra le aconseja que realice un sacrificio humano para terminar con su tormento, y describe con delectación que ese sacrificio tiene que ser la muerte de la propia Clitemnestra, a manos de Orestes. La aterrada mujer queda inmovilizada por el pánico, pero cambia de actitud cuando su dama de confianza aparece y le susurra algo al oído. Entonces ordena iluminar el palacio y abandona el patio con gesto triunfante.

 

Un grito desgarrador saca a Electra de su confusión: es Crisotemis, que anuncia a Electra la muerte de Orestes, pisoteado por sus caballos. Electra pasa de la desesperación inicial a decidir que ambas tienen que ser las vengadoras de Agamenón, e intenta en vano que su hermana se una a sus propósitos, quedando abatida y sola.

 

Un joven aparece en el patio y manifiesta su deseo de ver a la reina. Electra lo recibe con desconfianza, pero él le confiesa que Orestes está vivo, y acaba por mostrarse como su hermano, que viene a vengar a su padre. Ella le insta a consumar su propósito, y poco después se escucha el grito que anuncia la muerte de Clitemnestra a sus manos.

 

El patio queda oscuro y en silencio. Egisto llega y se sorprende cuando ve la actitud conciliadora de Electra, que le alumbra el camino y le apremia a entrar en palacio para que pueda celebrar la muerte de Orestes. Tras cruzar la puerta, se oyen sus gritos de socorro mientras es asesinado.

 

Crisotemis llega gozosa: su hermano está vivo y los asesinos muertos. Insta a Electra a unirse a la celebración, pero ésta se entrega a una danza de salvaje felicidad y cae muerta ante sus ojos.

Conferencia Ramon Gener

Perspectives

Berklee a Les Arts

10 enero 2020, Auditori

14 enero 2020, Aula Magistral

28 enero 2020. La mitología griega y su vigencia a través de la música, Aula Magistral.