El lago de los cisnes

Piotr Ílich Chaikovski

29, 30 diciembre 2018

2, 3, 4, 5* enero 2019

*Pretemporada

 

 
Sala Principal
 

Ballet en dos actos y cuatro escenas
Libreto de Vladimir Begichev y Vasily Geltser
Coreografía de Marius Petipa y Lev Ivanov
Estreno: Teatro Marinski, 15 enero 1895 (San Petersburgo)
Nueva versión coreográfica de Altynai Asylmuratova


Duración aproximada: 2 h 30 min


 

 

 

Escenografía
Ezio Frigerio

Vestuario
Franca Squarciapino

Iluminación
Vinicio Cheli

Diseño proyecciones
Sergio Metalli

Ballet Company Astana Opera House

Orquestra de la Comunitat Valenciana

Director
Arman Urazgaliyev

El lago de los cisnes, un clásico imperecedero que seduce a cualquier generación.

Encargado por el Teatro Bolshói de Moscú, en 1877 se estrena El lago de los cisnes. Es el primero de los tres ballets que escribió Piotr Ílich Chaikovski y es, además, el primer ballet de planteamiento sinfónico de raíz orquestal germánica e inspiración melódica francesa, en el que conviven el espíritu de Wagner, Delibes y Adam.

El lago de los cisnes nos sumerge, a través de una impresionante coreografía, en un inolvidable cuento de hadas en el que confluyen los ideales del más puro romanticismo: fantasía, misterio, redención por amor y fatalidad. El libreto del ballet, de autor desconocido, toma su argumento del cuento alemán El velo robado, de Johann Karl August Musäus, enmarcado en la tradición de los Hermanos Grimm.

La historia narra un amor imposible entre el príncipe Siegfried y Odette, una joven reina convertida en cisne junto a toda su corte por el hechizo del malvado brujo Rothbar. La joven sólo puede recuperar su forma humana por la noche y únicamente será liberada del maleficio por aquel que le prometa amor eterno.

Tras su estreno, El lago de los cisnes abrió el sendero al ballet imperial ruso. Paradójicamente, este título se convertiría en espectáculo patriótico durante el periodo soviético, en el que sirvió, incluso, para celebrar asuntos de estado como el funeral de Stalin.

Acto I

Jardín del palacio del príncipe Sigfrido. Se prepara la fiesta de cumpleaños del joven heredero, a la que está prevista la asistencia de invitados de la corte y del extranjero. El ambiente festivo se ve alterado por la irrupción de la Reina y sus damas de honor. La soberana ordena a Sigfrido que durante el baile de mañana elija de entre las hermosas damas de la comarca a la que ha de ser su esposa. El Bufón, al ver al príncipe apesadumbrado, intenta restaurar la alegría inicial formando una partida de caza.

Acto II

La orilla del lago. El príncipe, de caza, se encuentra con los cisnes. En ese momento, aparece la más hermosa mujer que jamás haya visto. La joven parece ser a la vez cisne y mujer. El príncipe se acerca y le ruega que no se marche volando. Se llama Odette y es la reina de los cisnes. Ante su temor, el príncipe le indica que la protegerá. Ella le explica que el lago se formó con las lágrimas de su madre porque un hechicero malvado, Von Rothbart, convirtió a su hija en la Reina Cisne. Ella y su corte son cisnes, excepto entre la media noche y el amanecer, que es cuando adquieren su forma humana. Este maleficio terminará cuando un hombre valiente y leal se case con ella. El príncipe le dice que vaya la próxima noche al baile de palacio, ya que debe escoger esposa, y le promete que se casará con ella. En ese momento, el mago hace señas amenazadoras a Odette para que regrese al lago.

Acto III

Palacio del Príncipe. Durante la fiesta de cumpleaños, Sigfrido sólo piensa en su encuentro con Odette y se muestra indiferente ante todas las princesas. Un caballero entra con su hija, viva imagen de su querida Odette. Se trata de Von Rothbart, que se ha transformado a sí mismo y a su hija, Odile (el cisne negro), para engañar al Príncipe y que éste rompa la promesa hecha a Odette. Odile logra engatusar a Sigfrido y los dos jóvenes bailan, mientras Odette desde la distancia hace señales al Príncipe para que se percate del engaño. Entonces, Sigfrido pide a Von Rothbart la mano de Odile creyendo que es Odette, y éste da su consentimiento. En ese momento, la sala de baile se oscurece. Odette huye horrorizada. El príncipe la ve corriendo y se da cuenta de su error. Von Rothbart revela al príncipe la verdadera apariencia de su hija Odile. Sigfrido abandona inmediatamente la fiesta y parte en busca de Odette.

Acto IV

La orilla del lago. Odette llora. Las doncellas cisne intentan consolarla explicándole que el Príncipe desconocía el plan de Von Rothbart. Sigfrido irrumpe en el claro. Toma a Odette entre sus brazos y le pide perdón. Pero ella le dice que no sirve para nada, pues su perdón se corresponde con su muerte. Aparece Von Rothbart. Sigfrido le desafía. Tras la lucha, el mago es vencido por la fuerza del amor del príncipe a Odette. La muerte de Von Rothbart libera a Odette de su hechizo.