Les Arts a la Filmoteca

La Marseillaise, Jean Renoir
A propósito de Le Nozze di Figaro
20 y 21 de septiembre de 2019

Girl, Lukas Dhont
A propósito de Les mamelles de Tirésias
14 y 15 de noviembre de 2019

Intolerance, David Wark Griffith
A propósito de Nabucco
7 y 13 de diciembre de 2019

Novio a la vista, Luis García Berlanga
A propósito de Il viaggio a Reims
1 y 7 de marzo de 2020

Monty Python and The Holy Grail, Terry Gilliam
A propósito de Ariodante
6 y 9 de mayo de 2020

Born yesterday, George Cukor
A propósito de Il tutore burlato
4 y 6 de junio de 2020

La Marseillaise – Le nozze di Figaro
En 1789, la llama de la revolución más importante vivida por Occidente en siglos prendía en Francia. Lejos de ser un hecho accidental o efímero, tal revolución estallaba después de decenios de gestación en el llamado Siglo de las Luces, el siglo del Racionalismo y la Ilustración. El germen de las ideas revolucionarias y su diseminación por el Occidente cultural iría cobrando fuerza dispar, según fuera el foco social donde caía. De ahí la diferente intensidad con la que enraizó en Marsella o en una imaginaria Sevilla de cortijos y condes bisojos. Al final, el contagio fue total. De la intensidad de este contagio dan fe Jean Renoir y Wolfgang Amadeus Mozart. La película de Renoir, La Marseillaise, y la ópera de Mozart, Le nozze di Figaro dibujan en distintos ámbitos del Occidente cultural el ambiente propicio para aquella Revolución que cambió definitivamente el mundo, primero en Europa y luego en América.

 

Girl – Les mamelles de Tirésias
En torno al conflicto de género sexual.
Girl (2018) es una reflexión profunda y sensible en torno a la problemática de la no aceptación del cuerpo propio; entendido ese cuerpo, además, como límite y frontera real, como cárcel, entre el yo y el mundo. Entre la realidad propia y las posibilidades de una vida real.
Lukas Dohnt, su director, se adentra en Girl en el mismo tema que Guillaume Apollinaire abordaba a principios del siglo XX en su obra de teatro Les mamelles de Tirésias (1903). Ambos creadores ponen el foco -con lenguajes diferentes- en la reflexión sobre el transgénero.
Apollinaire creaba, a partir del cambio de sexo, un mundo alegre, ilusionante y nuevo como aspiración y superación del mundo real que se asomaba a la Primera Guerra Mundial, anunciando su redención en el alocado y profundo intercambio surrealista de senos y barba entre una esposa y su marido. Francis Poulenc, con su ópera Les mamelles de Tirésias (1947) convertirá esa delicia teatral en una delicia operística para celebrar el fin de la Segunda Guerra Mundial y poner su esperanzadora alegría en el paisaje social de un Occidente destruido, en el que un tercer sexo protagoniza una loa chispeante a la diversidad sexual.
A diferencia del dramaturgo francés, el cineasta belga Lukas Dohnt se acerca al anhelo transgénero desde el formato íntimo y descarnado, casi documental, del realismo más acerado, aquel que no aspira a construir un manifiesto por un mundo nuevo, sino que explora el discurso de un caso particular -uno de tantos iguales a la vez que distintos- conectado en su esencia más corporal con la problemática de los derechos de los transexuales en pleno siglo XXI, casi 120 años después.

 

Intolerance – Nabucco
Intolerancia y cautiverio
Éstas son las claves del filme inmortal de D. W. Griffith y de la ópera de Giuseppe Verdi, Nabucco. La opresión y el vasallaje, vistos y vividos desde diferentes ángulos y maneras; personificados en modo icónico por una mujer que mece a un niño, por un pueblo que llora su patria perdida a orillas de un río, la frontera invisible de toda aspiración.
Intolerance, en paralelo a la obra verdiana, cuenta unos relatos que galopan de lo micro a lo macro a lomos de la denuncia más severa: desde la historia íntima y cruel del hambre y la desprotección, a los últimos momentos de un condenado a la horca, a las huelgas y sus represiones.
Verdi narrará del drama familiar del desapego y la extrañeza y el grueso dolor de la esclavitud que sufre toda una nación que también protesta, en voz baja y mirando a un horizonte que no aferra.
Intolerance y Nabucco: dos frescos monumentales que despliegan un proceloso camino que el amor -el íntimo, también el universal- recorre sobre una senda que domina la intolerancia.