Nabucco

Giuseppe Verdi

2, 5, 11, 16 diciembre 2019 · 20.00 h
8 diciembre 2019 · 18.00 h
14 diciembre 2019 · 19.00 h
Sala Principal
Dramma lirico en cuatro partes
Libreto de Temistocle Solera
basado en la obra Nabucodonosor
de Auguste Anicet-Bourgeois y Francis Cornue y
en el ballet homónimo de Antonio Cortesi

Dirección musical
Jordi Bernàcer

Dirección de escena y escenografía
Thaddeus Strassberger

Vestuario
Mattie Ullrich

Iluminación
Mark McCullough

Director de lucha
Ran Arthur Braun

Producción
Washington National Opera, en coproducción con The Minnesota Opera y Opera Philadelphia

Nabucco
Plácido Domingo (2, 5, 8, 11)
Amartuvshin Enkhbat (14, 16)

Ismaele
Arturo Chacón-Cruz

Zaccaria
Riccardo Zanellato

Abigaille
Anna Pirozzi

Fenena
Alisa Kolosova

Il Gran Sacerdote di Belo
Dongho Kim

Abdallo
Mark Serdiuk

Anna
Sofía Esparza

Entre Jerusalén y Babilonia, allá por el año 587 antes de Cristo, transcurre esta alegoría de la tiranía y la libertad que protagonizan Nabucodonosor II de Babilonia y el pueblo hebreo de Jerusalén. El drama cautiverio y esclavitud del virtuoso Israel a manos de la brutal ramera babilónica es el evidente y perfecto escenario bíblico para representar este canto a la libertad perdida y esta denuncia a la opresión ejercida por el fuerte sobre el débil; dos conflictos universales que le sirven además a Verdi para retratar magistralmente la difícil relación entre individuos omnipresente en sus tramas.

Plácido Domingo, estrechamente vinculado a Les Arts desde su primera temporada, prosigue con la interpretación de papeles verdianos para barítono que inició en Les Arts a partir de I due Foscari, título al que siguieron, Simon Boccanegra, Macbeth, La traviata, y Don Carlo. En esta ocasión, regresa con una de las óperas favoritas del público, Nabucco, en cuyo rol principal se alternará con el joven barítono mongol Amartuvshin Enkhbat, quien continúa su ascendente carrera verdiana iniciada a raíz del premio Operalia 2012. El temible rol de Abigaille será encarnado por Anna Pirozzi, una de las sopranos dramáticas más prestigiosas de la presente década, quien ya cosechó con este mismo papel un éxito rotundo en Valencia en 2015. Riccardo Zanellato regresa a Les Arts para asumir el rol de Zaccaria. El maestro valenciano Jordi Bernàcer, en plena carrera internacional, se reencuentra en esta producción con los conjuntos titulares del teatro donde inició su andadura profesional.

Acto I. Jerusalén
Templo de Salomón en Jerusalén, hacia el año 587 a.C. Zaccaria, sumo sacerdote de los hebreos, consuela a su pueblo tras ser derrotado por las tropas asirias, lideradas por el rey Nabucco. La hija de éste, Fenena, ha sido hecha prisionera por los hebreos. Zaccaria encomienda a Ismaele, sobrino del rey de Jerusalén, su custodia ignorando que son amantes. Ambos se disponen a huir en secreto cuando son sorprendidos por Abigaille, la hija mayor de Nabucco. Ella, enamorada de Ismaele, le ofrece la libertad de su pueblo a cambio de que sea su amante, pero el joven la rechaza. Entretanto, los hebreos comienzan a refugiarse en el templo huyendo de Nabucco. Zaccaria utiliza a Fenena como rehén y la amenaza con una daga ante Nabucco para evitar que éste invada el lugar sagrado. Pero el amado de la joven, Ismaele, la libera ante la perplejidad de sus compatriotas, que lo acusan de traidor.

Acto II. El impío
Palacio de Nabucco en Babilonia. Abigaille encuentra un pergamino que le revela que no es hija de Nabucco, sino de unos esclavos. Aprovechando la ausencia de éste, a quien se cree fallecido en el campo de batalla, intenta hacerse con la corona, con el apoyo del sumo sacerdote de Baal. Pero justo cuando se dispone a arrebatársela a Fenena -convertida ahora, por mediación de Zaccaria, a la religión de Jehová- irrumpe Nabucco furioso y lo impide. Indignado tanto con los hebreos como con los asirios, se proclama a sí mismo como único dios. Entonces, un rayo de luz divina arroja al suelo su corona. Nabucco comienza a desvariar, lo que Abigaille aprovecha para hacerse con el trono.

Acto III. La profecía
Abigaille logra que Nabucco, fuera de sí, firme la orden de ejecución de todos los hebreos. Él le revela que ella no es hija suya. Abigaille ni se inmuta; más bien se burla del que creía su padre rompiendo en su presencia el documento que evidenciaba sus orígenes. Nabucco le suplica que al menos salve a su hija de la muerte. Mientras, a orillas del Éufrates, el pueblo hebreo oprimido añora regresar algún día a su patria “bella y perdida”.

Acto IV. El ídolo caído
Nabucco recupera la razón y advierte que van a sacrificar en el altar de Baal a Fenena. Tras encomendarse al dios de los hebreos reconociendo en él al dios verdadero, consigue arrebatar el poder a Abigaille y liberar a los prisioneros, a los que permite regresar a su hogar comprometiéndose a construirles un nuevo templo en Jerusalén. Abigaille, que ha optado por poner fin a su vida ingiriendo un veneno, pide perdón a Nabucco y Fenena en sus últimos instantes de vida.

Conferencia Ramon Gener

Perspectives

Berklee a Les Arts

Les Arts a la Filmoteca

20 novembre 2019, Auditori

26 novembre 2019, Aula Magistral

30 novembre 2019. Discover-I, Teatre Martín i Soler

7 y 13 diciembre 2019. Intolerance, David Wark Griffith