Il viaggio a Reims

Gioachino Rossini

29 febrero, 14 marzo 2020 · 19.00 h
3, 6, 10 marzo 2020 · 20.00 h
Sala Principal
Dramma giocoso en un acto
Libreto de Luigi Balocchi

Dirección musical
Francesco Lanzillotta

Dirección de escena
Damiano Michieletto

Escenografía
Paolo Fantin

Vestuario
Carla Teti

Iluminación
Alessandro Carletti

Producción
Dutch National Opera & Ballet en coproducción con la Royal Danish Opera Copenhagen y la Opera Australia

Corinna
Mariangela Sicilia

La Marchesa Melibea
Marina Viotti

La Contessa di Folleville
Albina Shagimuratova

Madama Cortese
Ruth Iniesta

Il Cavaliere Belfiore
Ruzil Gatin

Il Conte di Libenskof
Sergey Romanovsky

Lord Sidney
Adrian Sâmpetrean

Don Profondo
Misha Kiria

Il Barone di Trombonok
Fabio Capitanucci

 

Cor de la Generalitat Valenciana

Francesc Perales, director

Orquestra de la Comunitat Valenciana

A pesar de todo, Europa.
Con este precepto podría excusarse la reunión en 1825 en un emblemático balneario francés, El lirio de oro, en Plombières-les-Bains, de algunos representantes de las nacionalidades más destacadas de Europa, que pretenden asistir en Reims a la coronación de Carlos X tras las turbulencias napoleónicas. Europa que se pelea y se reúne y se celebra; el viaje que nunca acaba de una Europa como unidad espiritual, a pesar de su diversidad de sus tópicos nacionales. A pesar de todo, una risueña y jovial Europa.

 

La cita con el bel canto la protagoniza Rossini, en la producción de referencia de Il viaggio a Reims en tiempos recientes, la ideada por Damiano Michieletto para la Ópera de Ámsterdam en 2015, que posteriormente ha triunfado en Copenhague, Roma, Moscú, Melbourne… allá donde ha ido. Nueva colaboración de Michieletto con Les Arts, donde anteriormente ha producido L’elisir d’amore o La damnation de Faust. El reparto lo conforman sólidas y jóvenes voces rossinianas del panorama lírico actual, como Albina Shagimuratova, Misha Kiria o Ruth Iniesta, junto a otras que han pasado por el célebre festival de Pésaro, tras la estela de Alberto Zedda, como Mariangela Sicilia, Ruzil Gatin o Sergey Romanovsky, además de la participación de la ganadora de los Opera Awards 2019 a la mejor voz joven, Marina Viotti. En la concertación entre foso y escena, el maestro romano Francesco Lanzillotta, quien también dirige dos nuevas producciones de Viaggio en 2019 en Dresde y Seúl, y ha sido aclamado recientemente en las óperas de Fráncfort y Zúrich.

La acción se sitúa en el balneario ‘La Azucena de oro’ en la localidad francesa de Plombières-les-Bains, en mayo de 1825. Madame Cortese, propietaria del establecimiento, se encuentra preocupada por la atención que recibirán los huéspedes, que pernoctan allí camino de Reims para presenciar la coronación de Carlos X. De la satisfacción de los clientes depende el futuro de su negocio, que conoció tiempos mejores.

 

Aparece la condesa de Folleville, inquieta ante la tardanza de la diligencia que ha de conducirla a Reims. Cuando se entera de que ésta ha sufrido un accidente se desmaya. Al recobrarse lamenta la pérdida de su vestuario, aunque se siente aliviada al ver a su criada con la caja de un sombrero que han podido recuperar del desastre.

 

Los viajeros se van reuniendo para esperar a los nuevos caballos y así proseguir la marcha; entre ellos, el caballero español Don Álvaro y el conde ruso Libenskof, que rivalizan por el amor de la marquesa polaca Melibea; también Don Profondo, anticuario italiano, y el barón alemán Trombonok, divertidos con los escarceos de los enamorados. Cuando parece que la cosa va a pasar a mayores, se oye un arpa fuera de escena y la voz de la poetisa romana Corinna entona una oda al amor fraternal que devuelve la serenidad a los presentes. La escena se vacía.

 

Lord Sidney, caballero inglés, aparece para lamentarse de su amor no correspondido por Corinna. Don Profondo lo interroga sobre unas antigüedades y el inglés se marcha justo antes de que la poetisa y su amiga Delia aparezcan. Cuando Corinna queda a solas llega el caballero francés Belfiore, que le declara su amor, pero es rechazado por ella. Don Profondo, que ha visto la escena, ríe al imaginar la reacción de la condesa si supiera la infidelidad de Belfiore y luego entona un divertido monólogo describiendo a los viajeros y sus naciones en función del contenido de cada equipaje.

 

De nuevo van apareciendo los impacientes huéspedes, que quedan anonadados por la noticia de que no es posible contratar nuevos caballos: el viaje termina en esa parada. Madame Cortese aporta la solución con una carta que le anuncia grandes festejos en París tras el acto de Reims. La condesa Folleville invita a todos a su casa parisina a la que llegarán en la diligencia del día siguiente. Para amenizar la espera, organizarán un banquete con el dinero que pensaban gastar en Reims. Una vez se han marchado los viajeros, Trombonok reconcilia a Melibea con Liebenskof.

 

En el jardín se prepara el banquete, para el que Trombonok ha conseguido una orquesta. La cena se ameniza con canciones entonadas por los comensales, para finalizar con una improvisación a cargo de Corinna dedicada a la coronación de Carlos X, que es jaleada por todos con vivas a Francia.

Preestrena fins a 28

Conferencia Ramon Gener

Perspectives

Berklee a Les Arts

Les Arts a la Filmoteca

Matins a Les Arts

Otras actividades

27 febrero 2020, Sala Principal

20 febrero 2020, Auditori

26 febrero 2020, Aula Magistral

28 febrero 2020. Un viaje de lo clásico a lo contemporáneo, Aula Magistral.

1 y 7 marzo 2020. Novio a la vista, Luis García Berlanga

8 marzo 2020, Sala Principal

Marató Rossini, Palau de les Arts