L’IVAM A LES ARTS

El convenio de colaboración entre Les Arts y el IVAM surge con el principal objetivo de integrarse mutuamente en las programaciones propias, así como para hacer patente la vinculación inexorable entre las diferentes artes. Ambas instituciones, asimismo, pretenden posicionar la imagen cultural de la Comunitat Valenciana en un lugar de prestigio y reivindicar la importancia de la cultura en el desarrollo de las sociedades contemporáneas.

Fruto de esta colaboración es el ciclo de actuaciones musicales que el Centre Plácido Domingo de Les Arts ofrece en el IVAM un domingo al mes, desde el año 2015.

Además, Les Arts acoge cada temporada una exhibición de obras pertenecientes a los fondos artísticos del IVAM.

Pablo Palazuelo:
Obra: Lauda III (1980)
Acer Corten oxidat
Es un depósito del Estado español en el IVAM
Terrasses de les Palmeres Sud

Pablo Palazuelo (Madrid 1916-2007), pintor y escultor, es una de las figuras significativas del arte moderno español. Artista decidido tempranamente por la abstracción, su obra fue uno de los escasos planteamientos modernos que se manifestaron en unos momentos de especial crispación en la escena plástica de nuestro país. Su singular poética, que recibió la influencia inicial del cubismo, Klee y Kandinsky, se adscribió y enlazó con las formulaciones más creativas de la vanguardia clásica.

En Palazuelo el tipo de representación se caracteriza por estructuras planas que configuran geometrías progresivamente más complejas y enigmáticas. La conjunción de líneas y planos puros no intenta generar ilusiones ópticas, su obra quiere expresar continuamente la conjunción de la razón y la emoción, utilizando un lenguaje que en gran medida se basa en la numerología.

Pedro Cabrita Reis
Obra: Absorto, 1991
Madera, escayola, fieltro, cobre y goma.
IVAM
Vestíbul Teatre Martín i Soler

Pedro Cabrita Reis (Lisboa 1956) es una de las figuras fundamentales del panorama artístico portugués de los últimos veinte años.

La búsqueda de Pedro Cabrita se resuelve en una suma de fragmentos, restos urbanos y materiales domésticos rescatados del universo cotidiano, objetos que remiten a la memoria repletos de significados secretos que evocan un universo personal y privado, cuyas referencias nunca son literales o unívocas, sino ambiguas y polisémicas.

La simplicidad en sus formas y materiales es una característica esencial de sus creaciones, pero detrás de esa aparente sencillez, su obra oculta una riqueza multiforme que, de manera sutil y contenida, recrea un universo propio en el que aborda temas transcendentales ajeno a cualquier pretenciosidad. Esta reducción a lo esencial se conjuga con una vocación monumental que retoma el sentido del monumento como marca del paso del tiempo y testimonio de la vida humana, tratando de recuperar la fascinación por la arquitectura y el misterio del objeto.

Alain Kirili
Obra: Zahin, 1983
Hierro martilleado
IVAM
Vestíbul Aula Magistral Nord

Nacido en 1946 en París, Alain Kirili vive y trabaja entre esta ciudad y Nueva York. Su escultura actualiza los medios y los materiales tradicionales como la terracota, el hierro fundido, la escayola pintada o el bronce, y transforma materiales contemporáneos como el aluminio o la resina.

En 1972 cuando realiza sus primeras esculturas en zinc, hierro y terracota, empleando a menudo distintas combinaciones de técnicas mixtas. En 1975 su interés se centra en el hierro y la forja. Se hace evidente la fascinación que siente Kirili por el proceso rico y tradicionalista de la fragua y por la importancia de la artesanía. Las primeras esculturas de hierro son producto de un método formalmente manipulado, que recuerda la idea de Julio González de “dibujar en el espacio”. Admirador de éste y de David Smith, ambos artistas ejercen una gran influencia en sus obras en hierro. La diversidad de medios y la dimensión espiritual de su actividad son también unos de sus rasgos característicos como se refleja, por ejemplo, en sus colaboraciones con músicos de jazz americanos.

Markus Lüpertz,
Paris, 2001
Bronce
IVAM
Vestíbul Sala Principal

Nacido en Liberec (Bohemia) hace 60 años, Markus Lüpertz pertenece a una generación de artistas alemanes que sufrieron la reconstrucción económica e ideológica de la Alemania de la posguerra. Junto a Baselitz, Penck, lnmendorf, Kiefer y el danés Kirkeby, entre otros, Lüpertz da vida a un corpus artístico capaz de ser el gran poema épico del pueblo alemán de la posguerra. “La motivación esencial en el arte es un estado de conflicto permanente. Y la lucha contra la muerte es el conflicto más importante que ha de encarar el artista, consciente o inconscientemente”, reflexiona Lüpertz.

Toda la obra de Markus Lüpertz es, por una parte, una arqueología de estratos y cicatrices de la historia del arte y, a la vez, supone una memoria de los temas que han invadido nuestra imaginería colectiva. Pintor de pintores, de citas y referencias cultas, su obra es un juego de intertextualidad, de memoria y de forma.

Daniel Spoerri
Obra: Santo Grappa, ca. 1979-1997
Bronce
IVAM
Vestíbul Aula Magistral Sud

Nacido en 1930, el artista de origen rumano nacionalizado suizo, Daniel Spoerri ha desarrollado una importante actividad artística en el campo del ensamblaje y el collage aplicados a la pintura y a la escultura.

En la estela del movimiento Dadá, Spoerri ha logrado ampliar los procesos de creación no retinianos esbozados por los Nuevos Realistas, actualizando el espíritu de los collages de Kurt Schwitters. Acumulando, inventariando, se interesa por la paradoja que se produce entre el tema y la técnica, abordando diferentes aspectos de la existencia humana. Coloca en un primer plano lo cotidiano para revelar la carga poética, sobre la que proyecta una mirada llena de humor, mezclando los géneros y los sentidos (la vista, el olor, el tacto) para ayudar a transformar la realidad.